Requisitos de entrada y uso horario

Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan visado para entrar en Sudáfrica. Los visados para entrar en Suazilandia se emiten en las fronteras. El visado para Lesoto depen
de de la nacionalidad.

Sudáfrica mantiene durante todo el año dos horas de diferencia horaria por delante del meridiano de Greenwich. Durante los meses de verano el horario no muestra ninguna variación respecto al de España, pero cuando llega el cambio de hora en España (en otoño), Sudáfrica se adelanta una hora con respecto al uso horario español.

Idioma

Sudáfrica reconoce once lenguas como idiomas oficiales. La lengua dominante en las ciudades es el Afrikaans, derivado del holandés. Aunque el ingles es universalmente hablado, al ser el idioma de comunicación entre todos los sudafricanos, el Afrikáans es la lengua materna de la mayor parte de los residentes blancos así como la de un buen número de mestizos.

Los otros idiomas oficiales son ndebele, sesotho (sotho meridional), sotho septentrional, tswana (estos tres idiomas del grupo shoto), swazi, tsonga, venda, xhosa y zulú.

Moneda, precios y propinas

La moneda de Sudáfrica es el rand (R), a menudo llamado “buck”, que se divide en 100 céntimos. Menos las ciudades más pequeñas, en todas las demás encontrará un banco donde poder cambiar dinero rápida y fácilmente. El rand también circula en los países vecinos de Namibia, Suazilandia y Lesoto, integrantes del Área Monetaria Común.

Respecto de las propinas, del 10 al 15% de la cuenta es la propina normal en restaurantes y taxis – pero no se sienta obligado a dejar propina si el servicio ha sido malo. Tenga en cuenta que muchas de las personas que le atenderán serán sudafricanos negros, quienes cuentan con las propinas para suplementar un salario precario con el que mantener a familias numerosas. Los porteros de los hoteles normalmente reciben R5 por bulto. En las estaciones de servicio sudafricanas, siempre habrá alguien a mano para echarle gasolina y limpiar el limpiaparabrisas, por lo que no está de más darle una propina aproximada de R5. En los hoteles también en normal dejar algo de propina a la persona que arregla la habitación.

En cuanto a los precios, a la hora de visitar Sudáfrica lo más caro es llegar allí. Una vez que has aterrizado, con toda seguridad encontrarás que es un destino relativamente barato.

Sanidad y vacunas

Los hospitales públicos en Sudáfrica están bastante bien equipados pero los hospitales y las clínicas privadas, que son equiparables a los europeos, son a menudo una opción mejor para los viajeros. Probablemente se recibirá un trato más personal y los costes no deberían suponer un problema si se viaja con un seguro médico adecuado.

Los problemas estomacales ocasionados por la comida son raros. La ensalada y el hielo, los elementos de riesgo en muchos otros países desarrollados, son perfectamente seguros.

En lo que respecta a las vacunas, se debe consultar al centro de vacunación internacional. Como medida preventiva, cualquier viajero que se precie, acostumbra a estar vacunado del tétanos, la hepatitis A y la hepatitis B.

Malaria:
La mayor parte de Sudáfrica está libre de malaria y sólo afecta a una pequeña parte del país. Sin embargo la protección contra la malaria es esencial si se está planeando viajar a cualquiera de estas áreas: norte y noreste de Mpumalanga, el norte de Kwazulu-Natal y las regiones fronterizas de las provincias de North West y Limpopo.

El riesgo más alto es durante los meses de calor, que comprende el periodo de Noviembre hasta Abril. El riesgo se reduce durante los meses más fríos y secos que va desde Mayo a Octubre, cuando algunas personas deciden no tomar la medicación. Durante la estación calurpsa, la mejor opción es optar por visitar las reservas libres de malaria como el Parque Nacional de Elefantes Addo.

Se ha de ser consciente de que ninguna medicación contra la malaria es totalmente efectiva y que la única protección segura es evitar que los mosquitos te piquen. Los mosquitos que transmiten la malaria están activos entre el anochecer y el amanecer, por lo que se ha de evitar estar a la intemperie en esas horas o al menos cubrirse bien el cuerpo. Es aconsejable dormir bajo una mosquitera cuando sea posible y aplicar repelente de mosquito en las partes del cuerpo que no estén cubiertas.

Conducir en Sudáfrica

Sudáfrica es ideal para conducir, con una red de autopistas bien mantenidas y una alta proporción de carreteras secundarias y terciarias que están asfaltadas y en las que se puede conducir cómodamente. El único modo de llegar a llas áreas más remotas es en coche. De igual forma, algunos de los lugares más interesantes fuera de los caminos establecidos, sólo son accesibles en tu propio vehículo.

Es posible recoger el coche de alquiler en una ciudad, devolviendolo en otra. Hay que tomar nota de que para recoger el vehículo se necesitará presentar una tarjeta de crédito (no de débito). Las autocaravanas y los 4×4 equipados con tiendas de campaña en el techo pueden ser una buena elección para visitar lugares remotos donde los alojamientos son escasos.

Los permisos de conducir extranjeros son válidos en Sudáfrica hasta 6 meses siempre que estén en inglés. Si no se dispone de este permiso en inglés, es necesario obtener un permiso de circulación internacional.

Los sudafricanos conducen por la izquierda. Además de las glorietas, en las que se sigue la regla británica de dar prioridad a la derecha, en los cruces la regla es que la persona que llegue primero, salga primero. Como nota curiosa, los semáforos en Sudáfrica se llaman robots.

No hay que perder de vista a los conductores que adelantan en sentido contrario pues éstos asumen que uno se apartará hacia el arcén para evitar un accidente (es legal conducir por el arcén pero hay que tener cuidado porque la gente a menudo lo usa en sus desplazamientos). Si uno se aparta hacia el arcén para dejar adelantar a un coche, el conductor probablemente te lo agradecerá dándote las luces. Si te da las luces un coche de frente, probablemente significa que hay un radar de control velocidad más adelante, de forma similar a como ocurre en España.