La Reserva Natural Namibrand con sus 2.100 km2 es una de las mayores reservas privadas en África. Se situa al Sur de Sesriem, al este de las montañas Nubib y limitando y haciendo frontera durante unos 100 kms al oeste con el Parque Nacional de Namib-Naukluft. Formado esencialmente por una serie de granjas privadas que en conjunto protegen mas de dos cientos mil dunas, praderas desérticas, llanuras de arena y grava y aisladas cadenas de imponentes montañas.

Se trata de una espectacular zona de desierto. Podemos visitar el parque de varias maneras: guiado por guardias del parque o de los alojamientos disponibles, bien conduciendo ellos o con posibilidad de conducir nosotros mismos. El acceso a vehículos privados esta restringido para mantener el delicado equilibrio de la reserva. Se recomienda reservar con tiempo, ya que hay pocos alojamientos.

Historia:

Antes de convertirse en una reserva natural, se trataba de un número de fincas independientes formadas en la década de 1950 que cultivaban a duras penas sus granjas en el desierto. Tras varios años de severa sequía en la década de 1980 quedo demostrado que la cría de animales domésticos aquí no era viable. Hubo demandas de agricultores para abrir sus vallas y poder cazar animales que venían del P.N. Namib-Naukluft, solo para poder utilizar su carne. La caza fue la única opción y este sistema sobrevivió en la granja de Gorrasis, propiedad de Albi Brückner (un hombre de negocios, más que granjero, que había comprado la finca por sus paisajes).

En 1988 Brückner compró dos granjas vecinas, Die Duine y Stellarine, y poco a poco la reserva fue creciendo. Ahora varios accionistas han contribuido con dinero a la reserva, y los varios operadores tienen diferentes concesiones que destinan para el turismo.

Flora y fauna:

Hoy en día podemos encuentrarnos con grandes rebaños de Springboks, cebras , Oryx y avestruces, además de kudus, hienas moteadas, chacales y zorros orejudos del El Cabo durante las salidas de safari en coche o en globo de aire, así como en las visitas guiadas de senderismo de varios días, que nos facilitan la comprensión de la fauna del desierto y la flora como ninguna otra. La flora y la fauna de la reserva son las mismas que en las zonas occidentales del Namib-Naukluft. Sin embargo, también viven el Hartebeest rojo, que no se suelen encontrar en el parque nacional, y blesbok que se han introducido desde el sur de África.