Ver mapa más grande
El Parque Nacional Mamili es muy especial, con sus 320 km2 es una pieza original de la naturaleza y uno de los mejores lugares en el mundo para disfrutar de una verdadera experiencia de desierto.Salvaje – esa es la palabra que mejor describe el Parque Nacional Mamili. Es el equivalente namibio del Delta del Okavango, y cuando hay agua, el parque combina canales fluviales, preciosos pantanos e islas muy ricas en flora y fauna.

No hay nada de remilgado en él; no tiene campings de lujo y no ofrece visitas guiadas. Los únicos hospedajes son los campamentos de Lyadura y Nzalu, en el sector oriental del parque, y los de Muumbu, Shibumu y Sishika en el occidental. Sin embargo, es una extraordinaria pieza de desierto, esperando a ser explorado. Un auténtico sueño para los amantes de los 4×4, para recorrer sus pantanos exuberantes, densa sabana y ríos de cañas altas. Durante los meses secos de invierno, grandes manadas de elefantes se congregan en Nkasa y en las islas Lupala. Sin embargo, gran parte del año, el parque está lleno de agua debido a las inundaciones.

Conduzca despacio a través de las profundas piscinas de agua pozos y evita los ríos donde los cocodrilos acechan. Deslícese por el barro negro y espeso, tan suave que la gente local llama “algodón”, y no se extrañe si se queda atascado. Si esto le pasara y tuviera que esperar a que alguien le ayude, permanezca dentro del vehículo, escuche con atención y esté atento, ya que un Búfalo o un elefante pueden cruzar cerca el río. Para cualquier persona que disfrute de auténticas aventuras, el Parque Nacional Mamili es el lugar perfecto.

En un país cuyo gran territorio es árido, el P. N. Mamili es realmente importante al ser el humedal más grande con estado de conservación en Namibia. Estas tierras húmedas protegen la flora y la fauna que habitan dentro del canal de los ríos, lagunas e islas que conforman los pantanos de Linyanti. Es hogar de las mayores manadas de búfalos de Namibia y la fortaleza de los últimos restos de antílopes Puku, estas criaturas son algunos de los aspectos más destacados para ver en las salidas de safari.

Durante la temporada de lluvias, hasta el 80% del parque pueden llegar a inundarse, sin embargo, a lo largo de los años, los cursos de agua del parque han generado refugio a un sinfín de aves, que se mueven y viven entre los campos de papiros. Con más de 430 especies de aves registradas, Mamili es un paraíso para los ornitólogos.

Más información

Una ventaja única de Namibia

El río Kwando corta por el sur de África un camino ancho y salvaje. Desde su nacimiento en las tierras altas de Angola, el Kwando fluye a través de 1000 kilómetros antes de cambiar de dirección bruscamente, girando hacia el sur-oeste en la frontera entre Namibia y Botswana, para convertirse en el río Linyanti.

El parque está dominado por los humedales, con canales cambiantes y zonas fluviales. En las islas Nkasa y Lupala, el arroz sobresale ligeramente por encima de los humedales. La combinación de agua, cañas, árboles y la hierba densa, atrae abundante fauna salvaje. Cuando llegan las tormentas, los rayos encienden literalmente el suelo, lo que provoca incendios que queman temporalmente la tierra por encima y por debajo.

El Parque Nacional Mamili es un espejo bello del Okavango en Botswana, en donde el confluyen las zonas desérticas con los humedales con un estilo único de Namibia.

La participación comunitaria en la conservación también se aplica a las regiones de Caprivi y Kavango, que son el corazón geográfico del río Kavango-Zambezi (KaZa) Área de Conservación Transfronteriza. El área de conservación Kaza es el hogar de la mayor concentración de elefantes en África. Esta iniciativa en la que participan cinco países: Namibia, Botswana, Zambia, Zimbabwe y Angola, tiene por objeto la ampliación de la red de áreas protegidas, lo que aumentará la biodiversidad, la expansión de las rutas históricas de migración y la atracción de más turistas a la zona. En un lugar donde los habitantes locales a menudo soportan las consecuencias de vivir con la vida salvaje, Kaza ayudará a que la protección de la fauna y los lugares salvajes más viable económicamente para las comunidades rurales.

El Parque Nacional Mamili es parte de una red de 22 áreas protegidas que cubren 280 000 km2 que tienen el potencial para transformarse en un área de conservación transfronteriza.

Información general para viajar a Mamili

Instalaciones: Debido a las extensas inundaciones en el Parque Nacional Mamili, no se aconseja acampar dentro del parque. Hay campings disponibles en los alrededores del parque. Los visitantes deben ser completamente autosuficiente en términos de agua, alimentos y combustible.

Para llegar al parque, hay que girar en la B8, la carretera Trans-Caprivi, en el D3511 después del puente Kongola. Es necesario llevar vehículos todo terreno ya que el terreno puede ser turbio y estar saturado de agua. Es aconsejable viajar con al menos dos vehículos.

Fue proclamado parque nacional en 1990, poco antes de la independencia de Namibia.

La precipitación anual media es de entre 550 mm y 700 mm por año, con la temporada alta de lluvias en enero y febrero. En años de fuertes lluvias, las inundaciones pueden ser extensas.

Mamili se encuentra en una zona de alto riesgo de malaria. Son necesarias las precauciones.

En la aldea de Sangwali, al norte del parque, Nactoba gestiona el Mashi & Nsheshe Crafts Centre, que produce y comercializa tallas en madera, cestas y joyas de Caprivi.