El Parque Nacional Namib-Naukluft es tan especial porque es el hogar de las llanuras de Ganab, las espectaculares montañas Naukluft y las dunas más grandes del mundo. Fue proclamado en 1907, y posteriormente se realizaron varias expansiones de terreno: en 1979, se fusionó con el Naukluft Park Mountain Zebra, con las secciones de la zona 2 de los diamantes, y con las tierras públicas para crear el Parque de Namib-Naukluft, un área que se extendió de nuevo en 1990. Actualmente tiene un tamaño de unos 49,768 km2

Podrá disfrutar de la inmensidad y la grandeza del área de conservación más grande de Namibia. Con sus montañas, mares de arena y lechos de los ríos para explorar, hay suficiente para todos los espíritus aventureros que quieren conocerlo. Se pueden realizar caminatas recorriendo las abruptas gargantas y caminos en el formidable macizo montañoso Naukluft, o ponerse a prueba a sí mismo o a su vehículo realizando una ruta de dos días, recorriendo las pistas de unos 73 kilómetros de longitud solo aptas para 4×4. Podremos fotografiar algunas de las plantas más antiguas y peculiares del planeta en “el Camino de las Welwitschias”, explorar el cañón de Sesriem, contemplar una multitud de estrellas y sumergirse y disfrutar del silencio y la soledad del desierto de Namib en la noche. Deslízate por las dunas en el mar de arena del Namib.

Tras las lluvias de verano, podremos disfrutar de grandes manadas de órix, cebras, gacelas, avestruces y jirafas en la parte norte del parque. En el santuario marino de observación de aves de Sandwich Harbour, descubriremos el hogar de mas de 50.000 aves de los humedales, incluyendo espectaculares bandadas de flamencos. Se sentirá transportado a otra dimensión en la Moonscape (Paisaje Lunar), nombre realmente apropiado para esta tierra de vastas llanuras de grava únicas en el mundo. Explore las montañas aisladas que se esparcen libremente por todo el parque, en busca de los inesperados tesoros botánicos, y será recompensado por las imponentes vistas del Parque Namib-Naukluft.

Es una tierra de contrastes y extremos, con rocas duras y arenas blandas y suaves, con escarpadas montañas y aguas chapoteántes, nieblas húmedas y vientos desecantes. Las aguas de los ríos que surgen sin previo aviso a través de los cañones, no permanecen mucho tiempo debido al calor abrasante que domina cada día. Las sombras que se dibujan en las dunas con los primeros y los últimos rayos del sol del día, crean unas imágenes realmente espectaculares, atrayendo a los fotógrafos como un auténtico imán. Con el calor del día se crean espejismos de un mar de plata brillante.

Uno de los desiertos más estudiados de la tierra; la sección de Namib del Parque Namib-Naukluft es el desierto más antiguo del mundo. Aquí la vida se ha adaptado a los extremos de manera fascinante. Los animales se entierran en la arena y, cuando el echo de poseer ojos es innecesario, se desarrollan sin ellos. Los babuinos pasar meses sin agua potable, mientras que las plantas Welwitschia mirabilis viven más de mil años en estas llanuras inhóspitas.

En el Naukluft, que significa “estrecho barranco”, podemos observar claramente el paso del tiempo en sus marcas. La singularidad de la zona se debe tanto a su geología como a su posición geográfica. Forma una meseta que se separa del resto de las tierras altas por sus escarpados acantilados y por sus espectaculares montañas. A unos 1.110 m por debajo de esto, esta formado principalmente de granito. Sobre esta base se alternan capas de dolomita y cuarcita, con extensos depósitos de piedra caliza oscura, que llegan casi a los 2.000 metros de altura. Durante milenios, la lluvia ha ido cortado este macizo, erosionando la roca y la formando los barrancos y una red de cursos de agua y embalses – muchos de los cuales son subterráneos.

En los lugares donde estas aguas subterráneas suben a la superficie, forman manantiales y piscinas de aguas cristalinas ideales para darse un baño frío. A menudo, hay impresionantes formaciones de Toba que crean imágenes espectaculares. Esta piedra caliza ha sido depositada en estas zonas por el agua de las cascadas a lo largo del paso del tiempo.

Más información

Conservación a gran escala

Con sus casi 50.000 m2, el Parque de Namib-Naukluft es una de las áreas protegidas más grandes de África, y protege algunos de los ecosistemas más variados y extraordinarios en Namibia. Es un santuario para mamíferos grandes como el rinoceronte negro (reintroducidos en 2007 para conmemorar el centenario del parque), cebras de montaña Hartmann, jirafas, gacelas y orix. El parque también protege a depredadores como las hienas manchadas y marrones, el chacal, caracal, leopardos y guepardos.

Más de 200 especies de aves han sido registradas en el parque. En el macizo Naukluft habitan especies como el loro de moteado, Agapornis de cara rosa (Agapornis roseicollis) y el Toco de Monteiro (Tockus monteiri). Las piscinas que se forman en la montaña son el hábitat de las especies que no se asocian al desierto, como los patos negros africanos y Hamerkop. El parque es un santuario digno de mención para aves rapaces como el águila negro, el águila serpentera de pecho negro, el águila calzada, y el halcón de Lanner. El humedal de Sandwich Harbour es de importancia internacional, ya que constituye un refugio seguro para decenas de miles de aves excepcionales, migratorias y residentes.

El tipo de plantas que se desarrollan en las llanuras del desierto y las escasas zonas húmedas que forman sus estacionales ríos, son el sueño de todo botánico. Líquenes, hierbas que surgen en temporadas concretas y especies de plantas que puedan florecer una vez en el lapso de tiempo que dura la vida de un hombre, caracterizan de intrigante y maravilloso al Parque Nacional Namib-Naukluft.

Historia del Parque e Información General

El fascinante pasado del parque: Aunque actualmente la mayor parte del parque de Namib-Naukluft está deshabitada, hace muchos años el hombre paleolítico habitó aquí, dejando como evidencia de su ocupación artículos como hachas de piedra. Más recientemente, vivieron en la costa pequeños clanes de strandlopers (khoikhoi), que vivían de la pesca, caza de aves y otras especies marinas, mientras que el interior sirvió a los San y nómadas pastores como cotos de caza y tierras de pastoreo estacional estacionales.

Los marineros europeos y americanos, balleneros, cazadores de focas y recolectores de guano, hicieron uso de Sandwich Harbour, uno de los pocos “puertos” en Namibia, atraídos por el agua dulce, como refugio a salvo de los vientos del Atlántico y por su abundante avifauna.

Grupos de habla Nama establecieron fortalezas en el Namib y lucharon contra las tropas coloniales alemanas a finales de 1800. Algunos restos de la guerra aún sobreviven dispersos en la zona. Hoy en día, cerca 300 Topnaar (una rama del pueblo nama) todavía viven dentro de los límites del parque. Habitan en 13 pequeñas aldeas a lo largo de la parte baja del río Kuiseb donde crían ganado y cosechan los melones Nara.

Cómo llegar: Situado a 200 km aproximadamente de Windhoek. Se puede acceder por muchos caminos, mayores y menores. Es obligatorio sacar permisos de entrada para el Parque, incluyendo Sossusvlei y Sandwich Harbour.

Instalaciones: Hay campings con instalaciones muy limitadas, principalmente ubicados en la parte norte del parque. Si acampa, debe ser totalmente autosuficiente – traer leña, agua y alimentos. En los alrededores del parque hay alojamientos privados, que van desde modestas guesthose a lujosos hoteles.

Temperaturas: muy variable. Los días son generalmente calientes (a veces superior a 40 º C). Las noches pueden ser muy frías.

Precipitación: Una vez más, es extremadamente variable dependiendo del año y la zona. Hay zonas en las que no se registran lluvias en todo el año.

Áreas del Namib – Naukluft