Desde sus comienzos como ciudad en el año 1900, Tsumeb se estableció como el centro financiero, agrícola y financiero de la parte norte del país. Debido a la ubicación «encrucijada» en el camino a las regiones del norte más poblada, Tsumeb ha sido capaz de vincular los destinos turísticos, las comunidades agrícolas, las explotaciones mineras y centros comerciales. Es la capital de la región de Oshikoto

En Tsumeb se pueden encontrar todas las cadenas comerciales más importantes, garajes, proveedores de equipo y servicios públicos: es el epicentro de la zona este del Parque Nacional de Etosha y ofrece al viajero amplias comodidades y servicios de apoyo.

Tsumeb es tal vez el pueblo más bonito de Namibia. Sus calles están bordeadas de Peltophorum africanum y jacarandas, en un entorno que hace salivar a los geólogos. De los 243 descubiertos en la zona, 10 no existen en ningún otro lugar del mundo, como feinglosite, leiteite y ludlockite. Los coleccionistas de minerales califican el lugar como una de las mayores maravillas naturales del mundo.

Tsumeb probablemente haya recibido su nombre por la enorme colina natural verde de óxido de mineral de cobre que existía antes de su destrucción para minería.

Tsumeb, fundada en 1905 por el gobierno colonial alemán y que celebró sus 100 años de existencia en 2005, ha sido siempre una ciudad minera y es notable por su enorme tubería mineral que conduce a su fundación. La mina de Tsumeb ha sido propiedad del OMEG y posteriormente del TCL, hasta su cierre hace unos años cuando sus pozos de extracción de mena se inundaron. Recientemente la mina se abrió de nuevo por un grupo de empresarios mineros: “Ongopolo Minig” que han recuperado parte de la mena oxidada de los niveles superiores, aunque queda mucha mena por recuperar, incluida la de los niveles mas profundos, que dudosamente se volverá a llegar hasta ellos. Otro rasgo notable de la ciudad es la fundición metálica, también poseída por Ongopolo.

Lugares de interés en Tsumeb

Cerca de la ciudad se encuentra dos famosos lagos: el Lago Otjikoto (que significa “hoyo profundo en herero”) y el Lago Guinas. El Guinas, de aproximadamente 500 m de diámetro, es algo más grande en tamaño que el Otjikoto. Las profundidades de los lagos son desconocidas, porque hacia el fondo ambos lagos desaparecen en sistemas de cuevas laterales, no siendo entonces posible usar un peso para sondearlos. El Otjikoto, que se encuentra junto a la carretera B1, a 24 km al noreste de Tsumeb, se formó a partir de una dolita de 150 por 100 m. Tiene una visibilidad pobre (debido a la contaminación por fertilizantes agrícolas usados cerca), pero su profundidad es de al menos 60 m. El agua del Guinas es tan clara como la ginebra y lo es a más de 100 m de profundidad. Los buzos que han realizado zambullidas en el Guinas a 80 m, han relatado que había solamente agua polvorienta azul debajo de ellos. El Guinas existe desde hace tanto tiempo que en sus aguas habita una especie única del pescado, Tilapia guinasana, que ha evolucionado en sus aguas.

En 1915, durante la Primera Guerra Mundial, al retirarse las fuerzas alemanas, lanzaron todo su armamento y provisiones en las profundas aguas del Otjikoto, para evitar que el material que cayera en manos sudafricanas. Parte del material ha sido recuperado para su exhibición en museos y se dice que gran parte sigue en el lago. Es posible darse un chapuzón en el lago Otjikoto, para lo que hay que contactar con el Windhoek Underwater Club.

A unos 40 mn al este de Tsumeb se encuentra el Hoba west, donde está el meteorito de niquel mas grande del mundo, de una 60 toneladas aproximadamente.

En Tsumeb se encuentra la Oficina de turismo de Travel North Namibia, donde podemos encontrar información de todo el país, y tienen servicio de fax, correo electrónico, Internet y lavandería. El Tsumeb Mining Museum, situado en la Antigua Escuela Privada Alemana, que narra la historia y el legado de esta ciudad.

En la carretera que une Tsumeb con Grootfontein, se encuentra la aldea cultural de Tsumeb, que presenta las diversas culturas del país con numerosas piezas, montajes y construcciones de Namibia. El Centro de Arte y Artesanía vende artefactos hechos por artesanos y artistas locales. El centro funciona como un fondo de caridad y brinda capacitación a los artistas y les ayuda a comercializar sus productos. Este proyecto comunitario es un museo al aire libre que ofrece a los visitantes una visión de la vida rural de las tribus de Namibia